El origen

   El origen de este Blog es la necesidad de dar respuesta a mis inquietudes profesionales. Generadas estas a través de una experiencia profesional de mas de 30 años como responsable de selección de personal en una administración, de las distintas colaboraciones en materia de selección de personal y/o formación que he tenido con otros organismos (INAP, IVAP, Gobierno Vasco, Academia Vasca de Policía y Emergencias, Diputación Foral de Álava, COSITAL…), de los espacios y tiempos que con mis colegas y alumnos por diferentes canales hemos estado analizando la insostenible situación del sistema de acceso a la función pública y también de las numerosas voces autorizadas que denuncian esta situación y claman por reconducirla. 

    Creo disponer de una visión suficiente para afirmar que en lo relativo a la selección de personal en la administración pública hemos creado un “monstruo”, se sigue desarrollando como tal y tenemos que ponerle remedio antes de que “la administración” y, con ello, “lo público” termine por desaparecer. 

    El objeto de este Blog es poner en negro sobre blanco la surrealista situación a la que hemos llegado en materia de selección de personal. Seré especialmente crítico con un procedimiento – las ofertas de empleo público – que, a mi modo de ver, esta cada vez mas alejado de los objetivos y principios que deben inspirarlo. 

    Una situación, la de la selección, que puede no distar mucho del resto de los elementos que conforman la gestión de personas en la administración (carrera, desarrollo profesional, ética, retribución, liderazgo…), elementos que, al menos por ahora, no serán objeto de este Blog. 

    Analizaremos, y digo analizaremos porque espero su colaboración, los efectos que los actuales sistemas de acceso a la función pública conllevan en las propias administraciones, en la sociedad a la que estas sirven y en el colectivo de personas que buscan en el empleo público su futuro profesional. 

    No es intención de este Blog flagelarse por lo que existe sin plantear alternativas. Exponer sus debilidades debe servir – y este es el verdadero sentido de este Blog – para orientar e impulsar el cambio. Un cambio que entiendo no puede ser calificado como una reforma ya que, a estas alturas de la película, lo que se necesita es una auténtica revolución. 

    Una revolución que, cambiando los procedimientos de acceso, haciéndolos mas ágiles, objetivos, adecuados, democráticos, igualitarios y sostenibles, atraiga el talento necesario para transformar unas administraciones cuya razón de ser, por su coste, por su ineficacia, por su falta de adecuación a las necesidades para las que se crearon y a las nuevas a las que deben y deberán dar respuesta, se encuentran, cada día mas y mas, en entredicho. 

    Y esto es importante, muy importante. O la administración evoluciona – y para eso necesita de personas competentes que impulsen y lleven a cabo los necesarios cambios - o se extinguirá. Sí, se extinguirá. Y este es un mensaje dirigido a quienes presumiendo de defender el empleo público son las rémoras que impiden su necesaria evolución empujándola con ello a su extinción. 

    Este Blog es la propuesta de una línea de trabajo en el ámbito de la selección de personal que, haciéndose fuerte en los principios rectores del acceso a la función pública, minimiza el extenso catálogo de ineficiencias del modelo actual y promueve la captación y selección de ese necesario talento profesional. Esta basado en procedimientos de evaluación por competencias, aplicando criterios, técnicas y personal profesional y especializado. 

    Reitero la invitación al lector para que comente las diferentes entradas de este Blog cuyo contenido se irá actualizando a partir de estas aportaciones.

    Y ahora, parafraseando al célebre Jack "El destripador"… Vayamos por partes...


4 comentarios:

  1. Creo que das en el clavo. Soy funcionario desde hace 27 años,y llevo observando con cierta desesperación, como la administración va gastando los años en libros blancos, conferencias, congresos, sin avanzar nada.Tenemos los mismos sistemas hiper burocráticos, memorístico, de hace 200 años, y vemos cómo el sector privado nos pasa de largo en innovación de procesos.¿hasta cuando? Si no tenemos ideas propias en los técnicos,copiamos modelos, como por ejemplo, en los cuerpos de la UE, de tipo homologación,con pruebas cruzadas,que midan la capacidad de priorizar, empatizar, contribuir al equipo, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho que cambiar, no solo desde el punto de vista técnico, también desde el cultural. Muchos son los tabús que en este área deben empezar a cuestionarse. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  2. Hola Juan Luis, cada vez que leo una de tus entradas pienso que lo que dices vale, no solo para RRHH, sino para tantos otros ámbitos de la administración pública. El síndrome del trabajador quemado, las dinámicas contrarias a la meritocracia, la normalización de la ineficacia, las estructuras anquilosadas y la ausencia de liderazgo... Por otro lado, tantas y tantas personas que, a pesar de todo, mantenemos la vocación y queremos seguir haciendo un trabajo de calidad, que no renunciamos a que lo público sea ágil y eficiente.
    Quiero darte las gracias por el impulso y la iniciativa. El tema es sumamente complejo y como dices, no se trata de hacer pequeñas reformas sino de cuestionar las bases del sistema. Comenzar a hablar en alto es un gran paso. Estamos en contacto. Por cierto, mi vida profesional comenzó en el Ayuntamiento de Vitoria.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu aportación. La administración no puede ser un elemento estático en una sociedad dinámica. Ello conlleva estar permanentemente revisando, adecuando y mejorando. En algunos casos, como en el acceso a la función pública, el cambio debe ser más profundo, de paradigma.
    La administración ha sido y es muy atractiva para personas que precisan estabilidad total (profesional y personal), que son capaces de realizar grandes esfuerzos para conseguir su hueco. Una vez conseguido el objetivo personal la rigidez y el rechazo al cambio hacen que sea muy difícil avanzar como organización. Complica el liderazgo que no tiene herramientas y lleva a una situación indeseable: ineficacia, desmotivación general y mal clima laboral.
    Pero nadie dijo que avanzar fuese tarea fácil.
    Suerte en tu devenir profesional, Izaskun y que nadie te quite la ilusión de hacer o más o mejor.

    ResponderEliminar

Gracias. Toda aportación es bienvenida. A los efectos de evitar comentarios no relacionados previamente a su publicación deben ser validados por el autor. Disculpe el consiguiente retraso en su aparición.