Páginas

Páginas

viernes, 22 de enero de 2021

El síndrome de Burnout en los equipos de RRHH

"La verdad es que yo empecé en la gestión de recursos humanos el siglo pasado, y progresivamente, con la edad y la experiencia, me he ido desanimado mucho. Es casi imposible en nuestra cultura hispánica lograr que alguien se tome en serio la función pública, y entonces se produce un fenómeno que observo en muchos de mis colegas, quedar "calcinados", hasta un punto de no recuperación, es algo que me ha preocupado siempre muchísimo, la elevada toxicidad que la gestión del día a día de RRHH que conduce a los Departamentos de RRHH o sus directivos a una especie de fortaleza asediada por políticos, sindicatos, empleados, otros directivos, etc.., que conlleva un fenómeno interno muy malo, ese de "fortaleza asediada", que quizá sirve para continuar en el día a día, pero con un progresivo agotamiento y un alejamiento de la persona "asediada", el directivo, del resto de la organización, sintiéndose el malo."

Este párrafo esta entresacado de una reciente conversación por email con un compañero de reconocido prestigio profesional y amplia experiencia en el ámbito de la gestión de los RRHH.

¿Te has sentido identificado? ¿Tienes la sensación de estar luchando siempre contracorriente? ¿Sobrevives en un entorno altamente tóxico?

Puedes usar esta entrada para reflexionar sobre tu situación personal en este contexto profesional y también puedes compartirla en los comentarios.

¿Mi experiencia?. Indudablemente trabajar en RRHH, en la parte de la gestión me refiero, es vivir en el filo de la navaja. Estamos entre la espada  - las necesidades e intereses de todas y cada una de las personas que integran la organización - y la pared - las necesidades y limitaciones de la organización-. Un conflicto permanente en un complejo y confuso contexto normativo, sujeto continuamente a interpretaciones jurisprudenciales no siempre coincidentes. La situación se agrava, mas si cabe, en un contextos de contención presupuestaria.

La toma de decisiones en RRHH afecta a intereses personales por lo que el conflicto esta servido. Los conflictos raramente se viven como lo que son, conflictos de intereses profesionales. Se viven como conflictos personales. La principal expresión de estos conflictos, las huelgas, no están exentas de ataques personales a las personas que asumen esta responsabilidad.

Esta situación, estrés elevado mantenido de forma prolongada y con poco o ningún reconocimiento profesional fuera del propio entorno, conlleva un indudable desgaste. Sin embargo, debo reconocer que para mí, por el continuo reto que supone, es profesionalmente intenso. La experiencia es la que te va dotando de las imprescindibles herramientas cognitivas que te permiten mantenerte vivo en un ambiente en ocasiones altamente tóxico.

¿Compartes tu experiencia?

07/02/2021. Una persona me ha hecho llegar por email esta profunda, lúcida, completa y personal reflexión con respecto a este tema. Por su extensión ni puede aparecer como comentario, ni cabe como complemento a esta entrada. Me resisto a quitarle una sola coma, creo que debe publicarse completamente. Animo a dedicarle unos minutos y aprovecho para agradecer esta colaboración que me pide sea desde el anonimato.

(Leer colaboración)




5 comentarios:

  1. Tras 30 años de manejarme en estas turbulentas aguas de los RRHH y comprobar que sigo con ilusión a pesar de lo visto y vivido, sospecho que estas han sido algunas de mis "estrategias y herramientas de supervivencia",

    - Valorar, yo el primero, mi propio trabajo para la sociedad en general y la organización en particular.
    - Esto es un trabajo, necesidad de tomarlo como tal, es un tema profesional, no personal. Aporto mi saber y leal entender.
    - El Ayuntamiento no es mío. Las decisiones estratégicas y la responsabilidad corresponde al equipo de gobierno. Mi labor es informar y gestionar.
    - Los retos me ponen a prueba, exigen mas de mi. El objetivo debe ser dar una respuesta adecuada y profesional.
    - Se trata de solucionar problemas, no de provocarlos.
    - Siempre un paso por delante de la situación.
    - Visión global, estratégica.
    - Ganarse el respeto profesional del resto de actores del conflicto.
    - Generar apoyos y sinergias en la organización
    - Si la respuesta es NO, ofrecer alternativas viables o al menos motivar la decisión y recomponer relaciones.
    - Cuidar de mi equipo, que no mimarlo, para que el me cuide a mi. No estamos solos. Comunicación, participación, reconocimiento y ejemplo.
    - Evitar o protegerme de las personas tóxicas y procurar transmitir energía positiva en mi entorno.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25/1/21 8:32

    La materia es apasionante, y precisamente saber que se resuelven problemas que afectan directamente a personas más allá de la organización, es lo que hace seguir adelante.
    He gestionado RRHH desde 1995 hasta 2017. En ese momento dije basta. Un encierro fake organizado por un sindicato con el beneplácito de un responsable político fue el detonante. Pero había ya mucho achicharramiento personal...
    Después de la dimisión llega el vacío, el tener tiempo para reflexionar, el reciclarse profesionalmente y orientarse a algo muy alejado de la gestión y, aun así, seguir mirando con cierta envidia la evolución de la materia, y una permanente tentación de volver a la batalla... tentación en la que afortunadamente ho he caído.

    ResponderEliminar
  3. Sobre selección, a los lectores del blog, les recomiendo este lugar que he descubierto:
    www.elsextante.cat

    Se comentan muchas cosas sobre selección, jurídicamente.
    pilar.

    ResponderEliminar
  4. Quien dijo miedo. Alguien tiene que hacer el trabajo. Por los ciudadanos y la defensa de lo público. Trabajo colaborativo y cooperativo.

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimas aportaciones que me vienen fenomenal para esta época critica que atravesamos, con una nave no muy moderna y tripulada por personas que necesitan( amos) mucho aprendizaje.
    Es la nave que tenemos y or el bien de todos, hay que seguir hacia adelante con el mejor espíritu y ánimo, aunque en ocasiones flaquear.
    Saludos y gracias por compartir

    ResponderEliminar

Gracias. Toda aportación es bienvenida. A los efectos de evitar comentarios no relacionados previamente a su publicación deben ser validados por el autor. Disculpe el consiguiente retraso en su aparición.